El bienestar del animal en la producción porcina

UncategorizedNo Comments

You Are Here:El bienestar del animal en la producción porcina

La eficiencia en la producción porcina no solo viene dada por la raza y el potencial del animal en sí –un punto mejorado con creces gracias a avances como los logrados en la intergenética-, sino por un cúmulo de diversos factores que juegan un papel fundamental para obtener los mejores resultados.

Entre esos factores podemos citar algunos como el ambiente y sus condiciones, o como el trabajo y conocimiento del productor, quien debe asegurarse que las circunstancias para la producción sean favorables, y es ahí donde cobra suma importancia un punto: la vida del animal.

Es por ello, que en Youna nos damos a la tarea de explicar la importancia que tiene el buen manejo de los animales en la producción porcina.

El espacio

El potencial genético de un cerdo puede quedar a un lado si las condiciones ambientales en las que crece el animal no son las apropiadas, puesto que en su desarrollo podría padecer enfermedades que incluso pueden afectar los niveles de fertilidad.

Las granjas deben ofrecer alojamientos adecuados para el cerdo, como espacios emparrillados total o parcialmente. También es importante contar con instalaciones con el equipo tecnológico, la distribución y el espacio adecuado, puesto que el hacinamiento puede provocar malestar en los animales. El buen diseño es un extra que mejora el sistema de producción.

El control de la temperatura y la humedad es vital para la supervivencia del cerdo y mantener en óptimas condiciones su estado de salud. En ese aspecto, se convierte en un factor primordial que existan mecanismos de ventilación de calidad. La intensidad de la luz es otro punto a tener en cuenta.

Se debe tomar en cuenta que, el lugar y las condiciones de alojamiento, así como la alimentación, dependen de la raza y etapa de crecimiento.

Limpieza

Contrario a lo que muchos creen, los cerdos son animales limpios que necesitan de un ambiente en inmejorables condiciones para su desarrollo. Su contacto con el barro se debe a su proceso de sudoración, que también depende del tipo de alojamiento que tengan. Sin embargo, estos controlan en mayor grado sus necesidades fisiológicas y suelen elegir sitios alejados de donde comen y reposan para evacuar.

Es vital mantener un nivel de limpieza y desinfección en los espacios. Debe reducirse la exposición del animal a heces, olores, gases, polvo y suciedades en general. Un punto altamente vinculado al control de las temperaturas, humedad, y niveles de confinamiento.

El personal que está en contacto con los animales y trabaja en los espacios donde viven, debe mantener también un nivel de seguridad higiénica y ambiental, esto con el uso de ropa adecuada para el sitio, el conocimiento de las áreas y el respeto a las zonas limpias.

Su ingesta

Tanto el agua como los alimentos del cerdo deben estar en óptimo estado, sin contaminaciones para reducir riesgos de infecciones. Esto pasa por tener una estricta vigilancia de las condiciones de almacenamiento de ambos.

Se debe evitar almacenar los piensos en áreas contaminadas, con malas temperaturas y humedad, y que puedan exponer el alimento a insectos u otros animales rastreros. Las zonas establecidas para alimentar a los cerdos, también deben ser limpias y apropiadas.

En cuanto al agua, se debe cerciorar que provenga de fuentes no contaminadas y sea almacenada adecuadamente con un sistema óptimo. Siempre debe estar a su alcance para mantenerse hidratados.

Trato

Los cerdos son animales inteligentes y delicados. Es propicio que además de todas las tareas que se deben cumplir para la producción, se tome el tiempo para cuidarlos.

Es prescindible que el personal esté especializado (como veterinarios) para garantizar el bienestar y la salud del animal. Los cuidadores tienen como tarea no exponer a los cerdos al estrés, sino brindarles el mayor confort posible.

Establecer contacto humano es importante para que no exista miedo o desconfianza al momento del manejo. Se deben tratar con tranquilidad y respetar que tengan el comportamiento normal de su especie.

En resumen, se debe disponer de espacios aseados, cómodos y seguros, en un ambiente limpio, con una alimentación balanceada e ingesta de agua potable para la crianza de los cerdos. Pero más importante aún, es contar con un personal adiestrado que les brinde un trato adecuado y merecido.

About the author:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top Call Now Button