España, un referente mundial en producción porcina

UncategorizedNo Comments

You Are Here:España, un referente mundial en producción porcina

El pasado año la producción española de carne de cerdo ha aumentado en un 2 % respecto a la producción del año 2018, con lo que lidera el ranking de producción de la Unión Europea, seguida de Alemania, y está en tercer lugar a nivel mundial tras China y Estados Unidos.

Esta bonanza se debe a una excelente regularidad en el crecimiento de las exportaciones, con un ensanchamiento del 12 % durante 2019. Hoy en día, el sector depende totalmente de ellas, puesto que en 2019 representaron cerca del 50 % de la producción total. Del total de exportaciones, el 55 % del volumen van a la UE y el 45 % son extracomunitarias. En este artículo de Youna entenderemos un poco más sobre la actual situación de España como referente mundial en la producción porcina y cómo le irá a futuro.

Aumento de la demanda mundial

Los especialistas en la unidad de análisis y previsiones de la Dirección General para la Agricultura y Desarrollo Rural de la Comisión Europea efectúan cada año una previsión a medio plazo de los primeros mercados y entradas de descendencia agraria. La previsión se conforma por un conjunto de ascensiones macroeconómicas coherentes y plausibles, sin contemplar la aparición de interferencias importantes de mercado, como perturbaciones en los acuerdos comerciales presentes, eventos climáticos intensos, el brote de epidemias que conmuevan a los animales, eventos geopolíticos, etc.

El informe para 2019-2030 inicia haciendo un repaso por las suplicas de los consumidores que  van a continuar modelando los mercados agrícolas durante la próxima década: más allá de demandar precios más bajos para sus alimentos, cada vez se le dará mayor importancia a otros aspectos como la seguridad alimentaria y la salud, el origen e impacto social de la producción, el medio ambiental, los cambios climáticos y el bienestar de los animales.

Crecimiento de la población

La población mundial seguirá en crecimiento, pero esta vez de una forma mucho más lenta, equivaliendo a un ritmo del 0,9 % anual de 2020 a 2030 frente al 1,2 % de la anterior década, especialmente en China, que crecerá al 0,2 % en lugar del 0,6%. La población europea se encontrará estabilizada durante 2030, y la de África, que supone el 17 % de la población mundial, seguirá creciendo de una forma relativamente rápida pero también a un ritmo más lento, del 2,5 % al 2,3 %, y llegará a igualar a China en 2025.

La PPA en China

La epidemia de peste porcina africana en Asia y el este de Europa seguirá pisando fuerte, poniendo en riesgo los mercados de carne. China perdió el 25 % de su producción el anterior año y la seguirá perdiendo durante lo que queda del 2020, hasta llegar a un descenso del 35 % respecto a la producción del año 2018. La progresiva demanda de importaciones de carne de cerdo por petición de China provocará una estimulación en los precios al alza y a medida que la producción porcina China se vaya recuperando, sus importaciones y los precios bajarán. En todo caso, no se espera que China recupere sus anteriores niveles de producción como mínimo hasta 2025, y es posible la espera se alargue hasta mucho después del 2030.

Consumo de carne en la UE

El consumo per cápita de carne va a decaer en la UE, donde se consumirán más proteínas de origen vegetal, pero aumentará en el resto del mundo. Conjuntamente, el porcentaje del consumo de cerdo en relación al consumo totalitario de la carne también bajará, en beneficio del pollo. La caída del consumo total de la carne en la UE afectará a los precios, que reducirán y, por ende, provocarán un aumento de la competitividad de los productores europeos.

Tendencia de los orgánicos

La producción de productos orgánicos en la UE seguirá creciendo, pero irá desacelerando por la dificultad que conlleva la implementación de estas técnicas que limitan los tratamientos fitosanitarios destinados a los cultivos y que convierten en más estrictas las normas de bienestar y medicación para los animales. En palabras generales, la demanda de productos alternativos aumentará por arriba de lo que lo hará la oferta, lo que a su vez generará nuevas oportunidades tanto en el mercado de la Unión Europea como en las exportaciones.

Otros factores a tomar en cuenta…

Hay que tomar en cuenta otras modas que engloban al consumo de carne, como el vegetarianismo y el veganismo, el progresivo incremento del consumo de carne procesada y platos cocinados, la irrupción de la carne de laboratorio, etc. Durante la actualidad, no parecen influir estadísticamente en la caída del consumo de carne, al parecer las diferencias de tendencias entre países dificultan el análisis de los datos. En todo caso, muy posiblemente estos elementos terminarán por provocar un futuro descenso en el consumo de carne, también en la de porcino, pero es difícil de predecir cuándo vendrá y en qué porcentaje lo hará.

About the author:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top Call Now Button