Inmunoglobulinas: los anticuerpos de la vida

UncategorizedNo Comments

You Are Here:Inmunoglobulinas: los anticuerpos de la vida

Las inmunoglobulinas son proteínas de suma importancia en el organismo. Estas influyen en gran parte en la salud del cuerpo, dado que su mera existencia se basa en proteger a este de cualquier enfermedad.

No es exagerado decir que son los “anticuerpos de la vida”, porque muchas veces son las responsables de salvar precisamente las vidas porcinas. Por eso aquí en Youna.es conocerás un poco más al respecto sobre ellas.

Inmunoglobulinas: ¿qué son y qué hacen?

Las inmunoglobulinas están encargadas de proteger al cuerpo de cualquier peligro interno; así como de ayudar a su sanación cuando este resulta herido, siempre y cuando no se trate de una herida mortal.

La estructura que poseen es muy compleja. Son capaces incluso de unirse a otras células sanguíneas o células de órganos e influir en el comportamiento de mismas. Esto es en verdad algo bueno, debido a que la influencia sobre dichas células trabaja mejor, acelerando su maduración y regulando la proliferación.

Al hacer esto también ayudan al cuerpo para recuperarse de inflamaciones y regenerar tejidos destruidos, sean causa de un accidente como podría ser una caída. Mientras que de igual forma ayudan a mantenimiento de las funciones de los órganos.

La deficiencia de Inmunoglobulinas y sus peligros

No tener anticuerpos es un problema más grave y común de lo que podrías pensar, esto se da por un deterioro en la maduración o función de los linfocitos en la sangre. Sin anticuerpos las células no reaccionan bien ante la presencia de virus o infecciones, y sin los anticuerpos para neutralizarlos estos pueden infectar el cuerpo en cuestión de segundos.

La deficiencia de anticuerpos lleva a la creación de cuerpos débiles a las infecciones, por lo que si el cuerpo llega a sentirse débil o es susceptible a todo tipo de enfermedades es comprensible. En ocasiones estas pueden incluso ser del tipo mortal, sin mencionar la posibilidad de que algunos órganos comiencen a fallar debido a ciertos trastornos que pueden sufrir impidiéndoles realizar sus funciones primordiales.

Por último, la capacidad de cicatrización también puede verse deteriorada por la falta de anticuerpos. Las heridas tardarán mucho más en cicatrizar y en dados casos puede que la regeneración sea llevada solo a medias.

Cada tipo de inmunoglobulina se pasa de la madre al lechón en cantidad distinta, sea mediante la placenta o por la leche materna. Algunas son más esenciales que otras, pero en mayor o menor medida siempre se traspasa unas cuantas de cada tipo.

Prueba de inmunoglobulina y su importancia

Es importante mantener un control de la inmunoglobulina, hacer los exámenes correspondientes si se tiene la sospecha de que hay un caso de deficiencia de estas. Por suerte hay una prueba muy simple que mide la concentración de distintos anticuerpos en la sangre.

El cuerpo se encarga de producir anticuerpos por su cuenta, una vez se ha expuesto a una enfermedad entonces creará anticuerpos a partir de la experiencia vivida para evitar el contagio. Dichos anticuerpos son distintos unos de otros, los anticuerpos de la gripe no serán los mismos de la varicela por ejemplo, y al igual que los mismos virus estos están siempre en constante evolución.

¿Pero, entonces por qué hacer una prueba si el mismo cuerpo genera los anticuerpos? No solo para conocer a más detalle el estado actual, sino también por que estos exámenes sirven para determinar si el porcino posee alguna infección o si está protegido contra esta.

También es usada como un método para saber si el sistema inmunitario está funcionando correctamente, ya que de no estarlo es un riesgo muy grande para la salud de  los animales. De estar funcionando incorrectamente se dice que el porcino padece de inmunodeficiencia.

Tipos de inmunoglobulina

Se han descubierto cuatro tipos distintos de inmunoglobulina en los cerdos, con una supuesta quinta de la cual apenas se conoce su posible existencia

  • IgM: Esta es la primera en crearse tras una respuesta inmune, capaz de neutralizar agentes virales y bacterias por sí misma.
  • IgG: Es el isotipo principal en el cerdo. Forma parte fundamental en la respuesta humoral de los porcinos, y por lo general está en el sistema sanguíneo aunque por su tamaño puede instalarse a nivel tisular.
  • IgA: La más importante para el cerdo. Gracias a esta se crea la inmunidad de las mucosas (la cual puede tener tres niveles) y la lactancia en las madres.
  • IgE: Representa un grupo muy pequeño, menos del 1% de las inmunoglobulinas circulantes, ayuda en las infecciones parasitarias
  • igD: Apenas se conocen datos, ni siquiera hay pruebas de que exista realmente, solo se tiene la sospecha.

About the author:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top Call Now Button