La enfermedad de Glasser: ¿La conoces?

UncategorizedNo Comments

You Are Here:La enfermedad de Glasser: ¿La conoces?

En 1910, Glasser describió que los cerdos jóvenes sufrían de inflamaciones fibrinosas gracias a un parásito llamado Haemophilus parasuis. Es un microorganismo que afecta únicamente al ganado porcino y se manifiesta mediante situaciones estresantes para los cerdos, como el trato, traslados o manejo.

La enfermedad de Glasser está presente en todos los continentes, sobre todo en los países de alta producción de porcina. El tratamiento puede ser mediante vacunas y antibióticos bien aplicados y controlados.

Lamentablemente, esta enfermedad es altamente mortal y puede causar pérdidas importantes en la economía.

Desde su descubrimiento, Glasser fue ignorado hasta 12 años después cuando se hizo el primer aislado del bacilo y luego, en 1943 se le dio el nombre de haemophilus parasuis. Lo que significa un gram-negativo pequeño, alineado con Pasteurellaceae.

Para su análisis, fue difícil de definir. Ya que, en el laboratorio el crecimiento y la exigencia de la bacteria son muy altas. El diagnóstico de esta enfermedad es poliserositis fibrinosa y artritis fibrinosa, lo cual recibe el nombre de Glasser.

Los síntomas de la enfermedad de Glasser son:

Para cerdos jóvenes:

Fiebre.

Artritis.

Neumonía.

Infección del pericardio.

Cojera.

Meningitis.

Peritonitis.

Para cerdas:

Rigidez y cojera.

Inflamación en articulaciones y tendones.

No es frecuente en cerdas adultas.

Generalizadas:

Temperatura elevada.

No quieren caminar.

Pierden el apetito.

Se produce muerte súbita.

Crecimiento más lento.

Cerdos pálidos.

La enfermedad de Glasser fue diagnosticada anteriormente en lechones de 1 a 4 meses. Y aparecía en los animales que estaban sometidos a un alto estrés. A través de los años, se descubrió que había otras causas que también causaban esta enfermedad.

Causas y factores de la enfermedad de Glasser:

  • La enfermedad puede ser causada por gripe o neumonía enzoótica.
  • Ambiente inadecuado.
  • Corrientes de aire.
  • Estrés.
  • Granjas con buena higiene.

 

Diagnóstico:

Es muy complicado diagnosticar a un cerdo solo por verlo. Ya que se trata de observaciones clínicas, exámenes post-mortem o estudios de laboratorio. Es probable que se confundan estos síntomas con Actinobacillus suis, Actinobacillus pleuropneumoniae, meningitis por streptococos, artritis, entre otras.

¿Cómo se puede controlar o prevenir?

  • Puede controlarse con antibióticos. Ya que es sensible a cualquier medicamento.
  • Si se produce por causa de una meningitis, deben recibir un tratamiento inmediato. Ya que puede ser fatal.
  • El uso adecuado de antibióticos. No medicarlos sin acudir a un experto. Ya que dependiendo del grado de la enfermedad se aplican más o menos dosis del antibiótico.

Otra de las causas y la razón por la que esta enfermedad se presenta en lechones o cerdos jóvenes es porque la madre le transmite la bacteria al lechón mientras lo amamanta.

El lechón no desarrolla inmediatamente la enfermedad, gracias a la inmunidad de la leche materna. Mientras esté amamantado, está protegido de presentar la enfermedad. Una vez que comienza a crecer y a desarrollar anticuerpos, comienza el ataque de las bacterias que se encuentran en el organismo y una de ellas es la que desarrolla la enfermedad de Glasser.

En las granjas, es recomendable no destetar a los lechones con muy temprana edad, ya que esto hace que la tasa de mortalidad aumente. Ya que, se manifiesta de manera más temprana y con más fuerza muchas bacterias e infecciones.

Hace 20 años, se realizó un estudio donde lograron extraer la bacteria mediante una inoculación intrasanal. Lo cual dio resultados excelentes, antes de que comenzara a sangrar el pulmón y causara la muerte.

La enfermedad termina invadiendo todos los órganos del sistema respiratorio hasta llegar a la sangre. Por eso se produce una muerte súbita.

Desde ese entonces se demostró que la bacteria H. parasuis entra por la vía respiratoria y luchar contra las defensas pulmonares para lograr invadir otros órganos hasta lograr llegar al torrente sanguíneo.

Cuando la bacteria logra invadir órganos y la sangre, se produce la inflamación de poliserositis fibrinosa y artritis que forman la enfermedad de Glasser.

Esta enfermedad no excluye a las granjas con excelente higiene. También puede aparecer dentro de las mejores granjas, lo que significa que hay que tener mucha atención en el ánimo y el estado de los cerdos y lechones.

En su mayoría, los que más riesgo tienen de producir la enfermedad, son los que tienen entre 4 y 8 semanas. Y que han pasado más de 5 semanas sin ser amamantados.

About the author:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top Call Now Button