Peste porcina: síntomas, causas y control

UncategorizedNo Comments

You Are Here:Peste porcina: síntomas, causas y control

La peste porcina, también conocida como la cólera porcina, es una enfermedad vírica muy contagiosa la cual afecta solamente a los cerdos. Sus orígenes se remontan a África, donde esta se desarrolló, siendo causada por un virus del género “Pestivirus”.

Un cerdo infectado con esta enfermedad está, por lo menos en la mayoría de casos, condenado a morir, a no ser que se le aplique la vacuna correspondiente y tenga la suerte de sobrevivir. Por si fuera poco, tanto vivo como después de morir producto de esta enfermedad, el virus aun será capaz de transmitirse a cualquier otro cerdo que entre en contacto con el infectado, e incluso sus propias heces.

Dado el gran peligro que representa la Peste porcina, aquí en youna.es te informaremos de todo lo que tienes que saber para lidiar con esta de forma correcta, contenerla, detectarla y mucho más.

Síntomas

Los síntomas que denotan la existencia de la Peste porcina son muy fáciles de identificar a primera vista. Podemos observar que al mismo tiempo dichos síntomas pueden variar si se llegan a presentar en los lechones lactantes, así como en las cerdas.

Las cerdas pueden presentar abortos espontáneos y un aumento en el número de lechones nacidos muertos. Otros síntomas fácilmente detectables son: convulsiones, fiebre muy alta, diarrea e incoordinación a la hora de hacer cualquier cosa.

Por otro lado, los lechones pueden presentar vómitos, conjuntivitis, malformaciones, temblores a poco tiempo después de haber nacido. Así como diarrea e incoordinación al igual que los adultos.

Causas

Existen varias causas para la invasión de este virus. Principalmente se esparce por medio de un cerdo ya infectado y hay muchos factores comunes que son causa de la propagación. Como la orina y las heces,  así como sus secreciones bucales y nasales.

El peligro no se encuentra solamente en los cerdos contaminados, puesto que es posible que esta sea transmitida por la presencia de ropa o hasta máquinas de trabajo. Lo que hace a esta enfermedad aún más temible e indetectable sin que se llegue a presentar físicamente.

Este virus puede vivir por meses dentro del porcino, así como en los productos elaborados a base del cerdo. Sabiendo que la carne producto de los infectados estará también infectada, se debe mantener lejos del resto para evitar un contagio masivo.

Es por eso que una de las formas de contención y control de la peste porcina consiste en deshacerse de la carne infectada en su totalidad. Debido a que esta podría llegar a las bocas de otros cerdos y continuar la propagación. Y aun haciendo esto, no es suficiente para controlar la enfermedad de manera absoluta.

Medidas de contención / control

En la medida de lo posible se deben tomar las medidas de control adecuadas para evitar la aparición de esta enfermedad en cualquier porcino. La vacunación es efectiva en áreas enzooticas, y en las de alto riesgo puede ser obligatoria.

En la mayoría de países libres de la enfermedad no se incluye en sus programas nacionales de erradicación de la PPC, la vacunación, y por lo general está prohibida.

De presentarse se vacunan a todos los cerdos a las dos semanas de edad, mientras que los lechones que han nacido de cerdas ya vacunadas serán vacunados a las 8 semanas de edad. Normalmente esto es suficiente para mantener la enfermedad controlada.

En caso de ser detectada la enfermedad se aplicará una política de sacrificio sanitario, por el bien del resto de porcinos. Los infectados deben ser alejados lo más posible del resto. Sacrificándolos y llevando a cabo la eliminación adecuada de los cadáveres, así como una limpieza y desinfección de las áreas en las que estuvo presente. Este método ha permitido eliminar la peste porcina en Norteamérica.

Distribución mundial

Es importante saber en qué lugares se encuentra presente esta enfermedad, porque hay países que se encuentran libres de esta o por lo menos en gran parte. Centroamérica y Sudamérica son dos lugares en los que aún se encuentra viva esta enfermedad, otros similares son Europa, Asia y algunos lugares de África.

Norteamérica, Australia y Nueva Zelanda están libres del peligro en la actualidad, pero aun así eso no quiere decir que se deban olvidar los protocolos de vigilancia para la detección temprana de cualquier enfermedad.

About the author:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top Call Now Button