Rinitis atrófica en porcinos

UncategorizedNo Comments

You Are Here:Rinitis atrófica en porcinos

Entre las tantas enfermedades que pueden afectar a los porcinos, hay una que destaca en especial por lo molesta y peligrosa al mismo tiempo que resulta: la rinitis atrófica en porcinos. Aquí en Youna.es podrás conocer más sobre esta enfermedad, sus síntomas y el tratamiento correspondiente.

¿Qué es la Rinitis atrófica?

Se le conoce como rinitis atrófica a un tipo en específico de afección nasal crónica, cuya causa es desconocida pero se sospecha que tiene que ver principalmente con las infecciones y por bacterias.

Esta causa la formación de costras gruesas en la cavidad nasal, así como la secreción de mucosa descontrolada. También causa la reducción en el tamaño del revestimiento nasal de la mucosa, y del hueso subyacente. Hay muchos otros síntomas que se pueden presentar, de los cuales se hablarán un poco más adelante.

Esta se puede presentar tanto en porcinos adultos como en lechones. Por lo general es muy fácil de detectar debido a la gran cantidad de síntomas y efectos que tienen sobre los porcinos. Una vez sea detectado debe ser controlado, de lo contrario todos los animales podrían ser infectados, comúnmente se utilizan algunos tratamientos caseros y vacunas aunque estas no eliminan por completo la enfermedad.

Síntomas que se presentan

No solo se trata de la secreción de mucosa o las costras dentro de la nariz, también hay otro síntoma muy notorio que consiste de un hedor muy desagradable y fuerte. La mucosa generada es la que produce este olor, uno que es imposible de ignorar y una de las razones por las que es relativamente fácil detectar la existencia de la rinitis en algún porcino.

La formación de costras dentro de la nariz también lleva a la obstrucción nasal, la cual se puede notar al ver como los lechones resoplan a cada rato, es otro síntoma. Y se trata de las hemorragias nasales, es normal ver como sangran por la nariz por las obstrucciones causadas por las costras y rotas por los resoplos.

La mucosa generada también tiene un efecto muy curioso a la vez que peligroso dependiendo de la situación, porque pueden llegar a sufrir de cacosmia. ¿Qué es cacosmia? Es un término utilizado para referirse a la alteración del olfato que provoca el percibir olores cotidianos como fétidos, es decir alucinaciones nasales. Por lo que se percibirán olores familiares, como podría ser el de la comida con un olor fétido inexistente.

Aún hay más, dichos síntomas anteriores también llevan a otro que es menos notable pero de igual forma se encuentra allí.

La pérdida del olfato es otro síntoma muy grave, que aunque no podamos notar a primera vista resulta muy molesto para el animal.

Además de estos también están diversos síntomas más como las infestaciones por larvas, la faringitis e incluso la deformidad nasal. Algo a lo que si se le presta atención es fácil de notar al comparar con otros porcinos sanos.

Tratamientos y control

La mayoría de tratamientos que se recomiendan para tratar la rinitis atrófica son bastante conservadores. Incluyen medicaciones en las comidas y agua, además de vacunas para reducir la prevalencia.

Antibióticos, antimicrobianos y vasodilatadores son algunos más. También está la opción de tratamiento quirúrgico pero no se encuentra permitida en algunos países. Lo que se busca con esto es reducir el tamaño de las cavidades nasales y lograr que la generación de mucosa vuelva  a la normalidad, así como mejorar el flujo sanguíneo de las cavidades nasales.

Para mayor seguridad, lo recomendable siempre es aislar al porcino contaminado del resto durante el tratamiento. Cuidar la salud de cada uno y estar atento a cualquiera de los síntomas anteriormente mencionados podrían hacer la diferencia.

En caso de porcinas infectadas y embarazadas, la atención debe ser inmediata porque de lo contrario los lechones nacerán con rinitis atrófica. Se sugiere hacer el tratamiento correspondiente con medicinas y vacunas para reducir la posibilidad de que esto suceda.

Si de todas formas sucede será fácil de detectar a primera instancia, ya que los lechones presentarán uno de los síntomas más comunes. Los resoplidos al respirar, algo que no se puede ignorar y mucho menos cuando aún son crías, una vez más, la atención debe ser inmediata.

About the author:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top Call Now Button