El sistema respiratorio porcino: ¿Cómo funciona?

UncategorizedNo Comments

You Are Here:El sistema respiratorio porcino: ¿Cómo funciona?

Respirar es una de las funciones más importantes que todos los seres vivos cumplen para poder vivir. Tal y como pasa con otros sistemas que complementa el cuerpo del reino animal, la función del aparato respiratorio es de gran importancia para el buen funcionamiento del cuerpo.

El aparato respiratorio de los animales está compuesto por un conjunto de órganos que se encargan de captar el oxígeno del aire y expulsar el dióxido de carbono.

En esta oportunidad te hablaremos del sistema respiratorio de los cerdos. Ellos hacen una respiración denominada traqueal, que cuenta con una red de tubos vacíos que van desde el exterior del animal hasta todos sus tejidos. Aquí entra aire limpio y llega a todos los sistemas vitales del cuerpo.

Así como el sistema respiratorio de muchas especies del reino animal, el aparato respiratorio de los cerdos comienza en los orificios nasales que a su vez conducen el aire que se aspira hacia las fosas nasales. Este tiene una porción conductora y una porción respiratoria que es donde tiene lugar el intercambio gaseoso.

Las fosas nasales contienen en su interior los cornetes óseos dorsales y ventrales. Los cornetes ventrales están conformados por cuatro huesos principales muy finos. Están ubicados dos de cada lado y se encuentran separados por un tabique de textura cartilaginosa.

De las fosas nasales pasamos al tracto respiratorio con tal. Este está recubierto por una membrana muy fina que lleva como nombre mucosa, pues esta está bañada en un mucus de textura pegajosa. Por otro lado, también se encuentra cubierto por una especie de pelos muy pequeños y finos que tienen la capacidad de mover el moco gracias a su movimiento en forma de ondas. Estos pelitos se mueven y cepillan el moco desde la nariz, el árbol bronquial y la tráquea hacia la garganta de puerco, donde es deglutido por el animal.

Una vez que el aire es aspirado a través de la nariz por los cornetes òseos, este se calienta gracias a la forma de espiral de estas estructuras que producen turbulencia. Este movimiento ayuda a eliminar las partículas más grandes de las más pequeñas. Las de mayor tamaño se pegan del moco y son llevadas directamente hasta la garganta por donde son expulsadas del sistema de cochino. Si se va alguna partícula hacia los bronquios, la cantidad de ramificaciones va a disminuir de diámetro y ayudará a sacarlas del cuerpo. Los movimientos hacia arriba del mucus las va a transportar también a la garganta de forma directa.

Las partículas más pequeñitas que se encuentran en el aire son las únicas que logran llegar al alvéolo, en donde los macrófagos alveolares las toman y las eliminan del sistema respiratorio.

En su interior, las fosas nasales se comienzan a abrir dentro de la faringe o garganta, en donde además de pasar la comida también pasa el aire hacia los pulmones del porcino.

Al momento de comer, el alimento pasa hacia abajo, al esófago. El aire se aspira dentro de la laringe hacia la garganta. La laringe, también conocida como caja de voz, controla de manera natural la inspiración y espiración. Una vez que se hace este proceso, el aire se abre dentro de la tráquea que pasa hacia abajo dentro del pecho donde se divide en dos bronquios.

El bronquio de cada pulmón del puerco se divide en bronquios más pequeños y sigue dando ramificaciones gradualmente, hasta reducir su tamaño y llegan a llamarse bronquiolos, que terminan en unos sacos aéreos muy pequeñitos que se denominan alvéolos.

De los broquios, el oxígenos pasa desde los alvéolos hacia la circulación sanguínea del cochino y así el dióxido de carbono es eliminado totalmente de sistema respiratorio.

El porcino cuenta con un par de pulmones que se encuentran divididos en lóbulos y pueden llegar a pesar más de un kilogramo. El pulmón derecho tiene cuatro lóbulos: apical, cardíaco, diafragmático e intermedio. En algunas especies el lóbulo apical puede estar dividido en dos partes por una fisura y en otros está unido con el lóbulo cardíaco. En cuanto al pulmón izquierdo, se puede decir que este está formado por dos o tres lóbulos, dependiendo de la especie. El lóbulo diafragmático tiene una fisura manifiesta y en la parte anterior de esta división representa los lóbulos cardíaco y apical.

About the author:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top Call Now Button